sábado, 18 de febrero de 2017

REFLEXIONES DE UN ESCRIBIDOR. Febrero 2017

Febrero, 2017

AMABLES LECTORES:
REFLEXIONES AL FILO DE LA NAVIDAD 2012 fue la primera publicación correspondiente a la serie que, desde entonces, han aparecido ininterrumpidamente desde enero de 2013 hasta diciembre de 2017, lo que hace un ciclo de cuatro años en los cuales este escribidor ha reflexionado sobre distintos temas nacionales e internacionales que él ha considerado de interés para los amables lectores.
Pues bien, decía Heráclito que "ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos"; y consciente de la certeza de la afirmación del filósofo griego, este escribidor ha considerado necesario modificar el título de las Reflexiones y su oportunidad de publicación debido precisamente a que, desde aquel lejano 2013 hasta ahora ha habido importantes cambios en el mundo como, por ejemplo, en los gobernantes de muchas naciones, entre ellas Venezuela, en los adelantos científicos y tecnológicos, en las condiciones políticas, morales y sociales de los distintos pueblos del mundo; y, partiendo de allí, de ahora en adelante las Reflexiones aparecerán tituladas como REFLEXIONES DE UN ESCRIBIDOR y publicadas una vez al mes para, de esta manera, facilitar la lectura de las mismas, que son una mínima expresión dentro de todo ese enorme flujo de información  y de noticias que fluye de Internet y de las redes sociales.
Gracias a los amables lectores que han tenido la paciencia de leer las Reflexiones; e igual agradecimiento a aquellos otros -también corteses, por supuesto- que si bien no las han leído, han padecido el sufrimiento de tener que borrarlas de la bandeja de entrada de sus ordenadores.

TANTA VERDAD EN TAN POCAS LÍNEAS
Leía este escribidor una columna titulada “Cultura y democracia no hacen buenas migas Todos al cole”  (http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=5532) y, ante la indiscutible verdad que encierra, consideró necesario comunicarla a los amables lectores.
El meollo central del artículo se refiere a la discusión sobre dos aspectos fundamentales en la democracia, cuales son el derecho a ser elegido y el derecho a elegir y, en sus cavilaciones, el autor comienza planteando el tema de las condiciones de elegibilidad para quienes van a ejercer determinadas funciones públicas:
Es asombroso que para ser notario, registrador de la propiedad, médico, profesor, secretario de ayuntamiento, barrendero o chupatintas haya que acreditar unos estudios, ganar unas oposiciones, presentarse a un concurso o poseer un mínimo de adiestramiento profesional y que, con absurda asimetría, quepa ser diputado, ministro o jefe del gobierno sin aportar diplomas ni esgrimir méritos ni, poniéndonos en lo peor, saber hacer la o con un canuto. En teoría, y en la práctica no digamos (ahí están no pocos podemitas), cualquier menda analfabeto provisto de carnet de identidad y sin cuentas pendientes con la Justicia y con Hacienda puede ascender a Señoría, sentarse en el banco azul o llegar a La Moncloa. Cabe dentro de lo posible, e incluso de lo probable, que tan descabellado mecanismo laboral también rija en otros países de los que llaman civilizados, pero allá ellos. Si semejante contradiós (y contra la lógica aristotélica) no es un abuso de la democracia, que los santos padres de la Constitución nos lo expliquen. Firmar con una equis o con la yema del índice cuando se jura ante el Rey y ante las Cortes lo que ante las Cortes y el Rey se jure no es obstáculo para que cualquier maestro Ciruela, como ése del que se aseguraba que sin saber leer puso escuela, dirija nada menos que el país, su economía, su industria, su mercado laboral, su diplomacia, su policía, su ejército y todos sus restantes entresijos, incluyendo los de la cultura”.
Como se observa, el texto transcrito, aparte de su meridiana claridad, revela que en efecto para ciertas actividades se exigen severos requisitos de acceso mientras que para ejercer una diputación o gobernar un país, simplemente basta que el aspirante se postule y que, producto del voto popular, salga electo, así sea la mayor muestra de ignorancia o incapacidad dentro de la raza humana.
En cuanto a los electores, el articulista rescata aquel viejo principio hoy derogado por el voto popular para todos,  según el cual solamente tenían derecho a elegir quienes cumplieran determinados requisitos como, por ejemplo, saber leer y escribir, o tener un patrimonio; y, al respecto dice:
[ … ] sometería también a un riguroso examen psicológico y de cultura general, administrativa y económica (ideológica no) a cuantos pretendan ejercer su derecho al voto. ¿No asusta tanto el alza del populismo a quienes todavía, aunque acaso en fase de tente mientras cobro, nos gobiernan? Pues que dosifiquen el café para todos del sufragio universal sustituyéndolo -¡oh, herejía!- por el servido sólo a quienes tengan cacumen, criterio, altruismo, idealismo e interés por la res pública, y arreglado. ¡Es la pedagogía, estúpidos!”.
No cabe duda de que el articulista será tildado de retrógrado, de facha y de cuanta etiqueta permita la perspectiva populista, pero lo que es indiscutible es que el mundo sería mejor si, tanto elector como elegido llenaran determinados requisitos y, por ello, este escribidor se une a lo expresado en el artículo para, a capella, vociferar:
“¡Leña a los políticos hasta que hablen inglés y a los votantes hasta que demuestren haber leído el Quijote! “. 

EL GREMIO DE ABOGADOS Y LA DEFENSA DEL ESTADO DE DERECHO
El nuevo Presidente de USA dictó un cuestionado acto administrativo restringiendo el acceso a la Unión Americana de ciudadanos de ciertos países de mayoría musulmana; y de seguidas un juez decidió suspender los efectos de la decisión presidencial, a lo que el huésped  de la Casa Blanca respondió  con un violento tuit en el que calificaba de ridícula la orden de un “llamado” juez.
Como era de esperarse, la discusión se extendió por todo el orbe y originó alteraciones del orden público en distintas ciudades de USA, así como expresiones de rechazo a las afirmaciones del Presidente y de respaldo al juez, al punto que otros jueces se pronunciaron contra el acto presidencial e, incluso, prácticamente quedó anulado, lo que aparentemente ha obligado a la Casa Blanca a estudiar vías alternas a su proyecto de limitación de ingreso a USA.
Dentro de las opiniones, vale resaltar las palabras de Linda Klein, Presidente de la Asociación Americana de Abogados (ABA) durante una reunión gremial en Miami, quien, sin retórica ni temor al poder expresó a los medios:
"Déjenme decirles cuál es la frontera más importante: es nuestra Constitución y el estado de derecho que encarna  [ … ] Nosotros, como abogados, somos llamados a protegerlo. No nos equivoquemos: los ataques personales contra los jueces son ataques a nuestra Constitución [ … ] No hay jueces 'llamados' en Estados Unidos [ … ] Hay simplemente jueces, justos e imparciales, y debemos mantenerlo de esa manera".
De esta manera, quedó claramente establecido por la máxima representación del gremio de abogados americanos la obligación de los profesionales del derecho proteger el Estado de Derecho en el que la separación de poderes a través de jueces justos e imparciales es la demostración determinante de la existencia de ese Estado de Derecho.
La abogada Klein reiteró el papel de la ABA para mantener a los jueces independientes y libres de presiones políticas, incluida la presión "[ … ] del propio presidente de los Estados Unidos", añadiendo que seguirán examinando a cada candidato de la Corte Federal que sea propuesto con el fin de apoyar la selección de jueces bien calificados, sentenciando tajantemente:
Seamos claros: la independencia del poder judicial no está a la altura de la negociación”.
En cuanto a la función del abogado, y esta afirmación es muy importante porque usted, amigo lector, no está libre de toparse, cuando menos se lo imagine,  con empíricos leguleyos capeados de toga y birrete que hasta usurpan las funciones de magistrados, dijo Klein:
"Como abogados, somos entrenados para ser pensadores y líderes  [ …  ] Así que los abogados, vamos a liderar, vamos a liderar promoviendo y protegiendo el imperio de la ley".
Las declaraciones de la abogada Klein no deben caer en saco roto. Son las expresiones más genuinas de una letrada que tiene consciencia de lo que significa ser abogado y del papel que le corresponde dentro de la sociedad y sus palabras deberían ser asumidas por los abogados venezolanos y especialmente por sus Colegios de Abogados, rescatando la misión que corresponde a esas entidades y mostrarse ante a la arbitrariedad con la misma entereza como lo ha hecho la ABA frente al Presidente más poderoso del mundo; y ello es posible porque, de acuerdo a la Constitución de 1999, los abogados forman parte del sistema de justicia y, como tales, están en la obligación de defender la carta fundamental, aparte de que ésta, a tenor de lo dispuesto en el artículo 333, ésta nunca perderá su vigencia aun si dejara de ser observada por un acto de fuerza o fuera derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella, como las torticeras e ilegítimas sentencias de la SC-TSJ mutando y mutilando la Constitución de 1999 porque juraron defender la constitución y las leyes, e investidos o no de autoridad, tienen el deber de colaborar en el restablecimiento de la efectiva vigencia de la Constitución de 1999.


DIALOGO Y NEGOCIACION

En REFLEXIONES A ULTIMOS DE FEBRERO 2014 expresó este escribidor:
Suena ingenuo pensar que un autócrata o dictador esté dispuesto a dialogar cuando su agenda política es mantenerse en el poder por medio de la fuerza, incluyendo el costo que pueda implicar la violación de los derechos humanos, sin importarle la opinión de sus adversarios, o la de la audiencia pública internacional.
Ahora bien, qué es el diálogo? Parece importante contestar esta pregunta porque el sustantivo tiene varias acepciones:
Diálogo es la conversación entre dos personas que exponen sus ideas alternativamente, y se le conoce también como coloquio y monólogo.
Diálogo es también la discusión sobre un asunto o sobre un problema con la intención de llegar a un acuerdo o encontrar una solución.
Finalmente, en la literatura, en prosa o en verso, el diálogo se caracteriza porque dos o más personajes conversan y discuten acerca de varios temas, generalmente de tipo filosófico o didáctico.
Pero hay una coloquial acepción y es aquella con la que se califica la conversación en la que los participantes no siguen una lógica con respecto a los temas y argumentos de los demás. Es lo que se denomina DIALOGO DE BESUGOS o DIALOGO DE SORDOS.
A mi entender esta última es la apropiada cuando se da una conversación política en la que el autócrata o dictador simple y llanamente no tiene interés en tratar con sus adversarios, en cuyo caso quien busque el diálogo en esas condiciones estará perdiendo el tiempo.
Quizás lo aconsejable sería que, quien quiera que un autócrata o dictador cambie sus políticas, opte por la negociación, es decir, el proceso por el cual las partes interesadas resuelven conflictos, acuerdan líneas de conducta, buscan ventajas individuales y/o colectivas, procuran obtener resultados que sirvan a sus intereses mutuos. Pero, para ello, el negociador debe prepararse adecuadamente, así como estar seguros de lo que se va a negociar y nunca perder el enfoque.
Desde aquel febrero de 2014 hasta este de hoy 2017 han transcurrido exactamente 3 años, durante los cuales el 2016 las partes en contienda, o sea, gobierno y oposición, estuvieron gran parte del año promoviendo un supuesto diálogo en el cual, además, metieron sus manos distintos personajes de la política de otros lados y particularmente la egregia figura del popular Francisco, el Papa y el Estado Vaticano, así como venerables miembros de la iglesia católica a través de la Conferencia Episcopal, sin lograr el resultado deseado, a pesar de que aisladamente algunos de esos actores todavía intentan resucitar al fallecido proceso de diálogo.
Y no podía ser que sucediera otro desenlace porque dialogar, que fue lo que intentaron vender, es la conversación entre dos personas que exponen sus ideas alternativamente, la discusión sobre un asunto o sobre un problema con la intención de llegar a un acuerdo o encontrar una solución para evitar caer en el DIALOGO DE BESUGOS o DIALOGO DE SORDOS -que fue ciertamente lo que sucedió-, porque  lo que realmente procedía no era un encuentro alrededor de una mesa presidida por capitostes de otras latitudes en un lujoso hotel capitalino, sino una agenda real de negociación, es decir, un proceso por el cual las partes interesadas resolvieran los conflictos existentes, acordaran líneas de conducta, buscaran ventajas individuales y/o colectivas, y procuraran obtener resultados que sirvieran a sus intereses mutuos. 
 “Nunca es tarde cuando la dicha es buena”. Así que si, en algún momento futuro se abriera una rendija para una negociación franca y sincera -no para el diálogo-, hay que aprovechar la luz y el aire fresco que por ella entre.


domingo, 22 de enero de 2017

REFLEXIONES A ULTIMOS DE ENERO 2017

LA CONJURA FINAL
Con motivo del reciente fallecimiento del doctor Octavio Lepage, este escribidor se permite reproducir, in memoriam, UNA ANÉCDOTA DESCONOCIDA, publicada en REFLEXIONES AL BORDE DEL AÑO VIEJO 2012:
Termino de leer “La conjura final”, contentiva de la entrevista que el comunicador social Javier Conde hizo al doctor Octavio Lepage, político de larga trayectoria durante seis décadas, por no decir más. Me parecieron sinceras las expresiones del entrevistado y, es más, leyendo entrelíneas capturo que valientemente quiso hacer un mea culpa por su actuación como dirigente político, ministro, legislador y hasta Presidente de la República por menguados días, gracias al golpe de estado “constitucional” que los partidos y los “Notables” dieron al ex Presidente Carlos Andrés Pérez en 1993, como narra atinadamente Mirtha Rivero en “la rebelión de los náufragos”.
         Pero eso no es lo que me hace reflexionar sobre las expresiones del doctor Lepage, que a grosso modo me gustaron, sino una referencia que él formula acerca de mi padre. Se trata de lo siguiente:
         Dice Lepage que, al ser enviado al exilio por la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, por los primeros años de la década de los 50´s, llegó a Madrid, donde se encontraban residiendo en condición de exilados un grupo de venezolanos; y he ahí donde comienza diciendo que mi padre era sobrino de una dirigente acciondemocratista, Cecilia Núñez Sucre, quien efectivamente estaba alojada en nuestro apartamento madrileño; y agrega que papá vivía cómodamente con recursos económicos, dedicándose a hacer cursos de perfeccionamiento del derecho.
         A estas primeras afirmaciones, el parentesco de papá con Cecilia no era en grado de sobrino, porque ella era prima hermana de mi abuela Carmen Núñez de Sarmiento; y en segundo lugar, ciertamente, papá, en lugar de estar todos los días sentado en “Los Sótanos” de la Gran Vía, esperando que la dictadura perezjimenista se fuera a pique, se inscribió en la Escuela de Práctica Jurídica, llegando en 1956 a ser el primer alumno de su promoción, y luego optó por comenzar su doctorado en Derecho en la Complutense. Pero con respecto a la situación económica de papá, parece que el doctor Lepage no estaba bien informado para aquel momento, o como a él se le atribuye poca memoria, a lo mejor olvidó la realidad. En fin, no es un pecado lo que él ha dicho.
         Dice el doctor Lepage que visitó a papá en dos ocasiones: una, con motivo de la detención por las autoridades españolas de un venezolano que residía en Madrid; y dos, cuando el doctor Lepage consideró que papá podía facilitarle un préstamo para comprar un pasaje para salir de España rumbo a Londres.
         Por la forma como lo expone el doctor Lepage, no hay duda que las dos entrevistas se llevaron a cabo porque, positivamente, abogados cercanos al régimen del generalísimo Franco cursaban con papá en la Escuela de Práctica Jurídica; y también tiene que ser cierto que la segunda entrevista fue para solicitar a papá un préstamo, y va adelante la palabra del doctor Lepage.
         A casi 60 años de esos hechos, es cuando la familia tiene conocimiento de esa prestación y nada menos que por boca de su beneficiario; pero lo que se desconoce es si el doctor Lepage lo pagó, o si alguna vez, desde sus altas posiciones políticas, al menos se lo agradeció personalmente a papá; sin embargo, por el tiempo transcurrido y la buena causa del préstamo producto de la generosidad de mi padre hacia un compatriota que sufría las mismas penas del ostracismo, el solo hecho de mencionar esa anécdota a Javier Conde constituye no sólo un sincero agradecimiento del doctor Lepage sino el pago honorífico de la deuda.
 Descanse en paz, doctor Lepage.

CAMBIO DE OBJETIVOS
Pareciera que la dirigencia opositora ha optado por un cambio de objetivos en la lucha política que, para este escribidor, crean zozobra y desconcierto. .
Así, el nuevo Presidente de la AN aboga por elecciones generales en 2017 (http://www.costadelsolfm.net/2017/01/05/julio-borges-hay-que-hacer-elecciones-generales-en-el-2017/) cuando diez meses atrás decía que el mecanismo para el RR presidencial estaba activado (http://reporterosdecalle.net/ya-esta-listo-venezuela-borges-activado-el-mecanismo-para-referendum-contra-maduro-video/).
Por su parte, el gobernador del Estado Miranda propugna ahora el rescate de la Constitución y el voto (https://www.youtube.com/watch?v=8IP6iLivKKE) cuando durante todo el 2016 fue el más vehemente defensor del RR y hasta calificó de golpe de estado la traicionera decisión del CNE de acabar con ese proceso (http://cnnespanol.cnn.com/2016/10/21/fuerte-reaccion-de-opositores-en-venezuela-a-la-suspension-del-proceso-para-el-revocatorio/); y el alcalde de Chacao, que apenas tres meses defendía el RR (http://www.sincuento.com/2016/10/26/muchacho-queremos-revocatorio-queremos-cambio-en-paz-y-democratico/), comenta en La Ceiba del 6 de enero: "Elecciones ya, elecciones ya..." fue el grito que retumbó en la Asamblea Nacional, y seguro es capaz de estremecer a todo el país [ … ] Porque exigir elecciones es lo más sencillo, lo más elemental, y al mismo tiempo lo más importante en democracia. Y además son -las elecciones- urgentes en el contexto trágico que vivimos”.
El ex Presidente de la AN, también recientemente acusaba al TSJ de pretender asesinar el RR (http://globovision.com/article/ramos-allup-pretenden-asesinar-el-revocatorio) para fines de 2016 se pronunciaba por un adelanto de las  elecciones generales (https://mundo.sputniknews.com/americalatina/201611021064542135-MUD-Venezuela-Ramos/).
Para este escribidor, que es un mero observador, no queda duda de que los objetivos de la oposición han cambiado y, en lugar de bregar por la celebración del RR, aún después del 10 de enero, han puesto sus ojos en un proceso electoral que, según parece, quieren provocarlo de manera inmediata, pero siendo así,  es imprescindible que se explique a la ciudadanía las razones por las cuales ayer se rasgaban las vestiduras por el RR y hoy lo hacen por una convocatoria para elecciones generales cuando saben a ciencia cierta que  es imposible efectuarlo -ni siquiera con la renuncia del Presidente de la República- porque, constitucionalmente,  no es factible anticipar el proceso electoral; y una declaración de vacancia del cargo presidencial se fue al garete nada más nacer gracias a la eficaz y eficiente sumisión de la comparsa de empíricos leguleyos capeados de toga y birrete que usurpan las funciones de magistrados del TSJ.
No luce serio un cambio de objetivos sin una explicación contundente porque más vale permanecer en sus “trece” que fomentar un ambiente de incertidumbre o dudas. En eso, ha sido ejemplar Luis Ugalde S. J. quien reiteradamente ha venido expresando siempre lo mismo (http://www.eluniversal.com/noticias/opinion/activar-violencia_633743):
Hace falta un amplio, múltiple y coordinado movimiento social y político, que confluya en un único objetivo: salir del régimen que bloquea toda salida y llegar a un gobierno de unidad nacional y de reconstrucción”.
Y del lado gobiernista, la postura siempre ha sido la misma tanto en sus hechos como en sus dichos (https://www.mundo-oriental.com.ve/site/det.aspx?id=60768):
“[ … ] no va a haber ni elecciones generales, ni renuncia del Presidente, ni abandono del cargo. Aquí lo que va a haber es revolución”.

MONSEÑOR DIEGO PADRÓN SÁNCHEZ Y EL PANORAMA NACIONAL
En las palabras pronunciadas por Monseñor Diego Padrón Sánchez ante los arzobispos y obispos de Venezuela en la Asamblea Plenaria Ordinaria del 7 de enero de 2017,  con firmeza y claridad meridiana, ha afirmado:
“[ … ] el 2016 ha terminado muy mal, con gran desesperanza. El saldo está “en rojo” en todos los rubros. Casi 29.000 muertes violentas; hambre y falta de comida que solo producen agonías y desnutrición; desabastecimiento de medicinas, que provocan decesos y reaparición de epidemias; más de 120 presos políticos injusta e ilegalmente privados de libertad; la corrupción generalizada, el ataque sistémico a la empresa no oficial y a los Medios de Comunicación independientes, la inconsulta, violenta e inconstitucional ideologización de la educación; los intentos de anular a la Asamblea Nacional; el cierre del camino electoral; la crisis financiera y, últimamente, la improvisación y confusión con el uso y desuso de la moneda de mayor valor que creó gran incertidumbre y angustia en la población, sobre todo en los más pobres”.
De esta manera -sin tapujos como se diría coloquialmente-, el dignatario eclesiástico ha resumido la situación de caos en la que se encuentra Venezuela al cerrar el año 2016, sin visos de cambio sino que, al contrario, se visualizan nuevos hechos que profundizarán aún más los trágicos problemas a que ha conducido la guerra económica desatada por los ejecutores de la economía dirigida contra la libertad económica y el derecho de cada uno dedicarse a la actividad lucrativa de su preferencia, como sucede en la economía libre o de mercado y que consagra la Constitución. (http://www.el-nacional.com/noticias/politica/maduro-vamos-radicalizar-revolucion_55999).
Monseñor concluye acertadamente en que “[ … ] en la historia venezolana de los últimos cincuenta años – si no más – los ciudadanos no habíamos atravesado una etapa tan dura, incierta e injusta”; pero no se circunscribe solamente a esa descripción gráfica y terrible, sino que hace responsable del fracaso del llamado diálogo a las partes sentadas en la mesa. Al efecto, afirma que “[ … ] ambas partes, Gobierno y Oposición, si bien a título diverso, no asumieron el diálogo en función del país, sino que lo consideraron más bien como una simple estrategia política, útil, no para dirimir los grandes conflictos que afectan a todos por igual, sino para fines particulares, incluso subalternos”. 
Esta afirmación es realmente importante porque identifica a los supuestos dialogantes -gobierno y oposición MUD- como autores del fracaso del conversatorio, señalando los que, en su criterio, fueron los objetivos subyacentes que torticeramente guiaban a las partes: “[ … ] para el Partido oficial y el Gobierno, el diálogo fue más bien un instrumento para ganar tiempo y frenar la presión interna y externa, y en concreto, el Referéndum Revocatorio del mandato del Presidente de la República. Para los sectores opositores, e incluso algunos ex militantes del primer oficialismo y como también simpatizantes de los llamados “ni-ni”, fue ocasión para exhibir las innumerables deficiencias, principalmente del Poder Ejecutivo, pero también de los otros Poderes afines o dependientes de él, en materia de Derechos Humanos, economía, respeto a la autonomía de los Poderes del Estado, en particular del Poder Legislativo, y transparencia en sus ejecutorias”.
De esta manera, deja el prelado establecida la mala fe de los dialogantes en quienes privaron, según él, los intereses particulares de cada una y de los propios dirigentes sobre el interés general y, en particular, sobre la búsqueda de una solución para detener el caos reinante que arrastra al país más allá de la profundidad de la cavidad de la sima Humboldt del tepuy Sarisariñama, como expresara este escribidor en “Y DESPUÉS DEL DESASTRE, ¿CUAL ES EL PLAN?” (REFLEXIONES A PRIMEROS DE ENERO 2017).
Con respecto a la imputación que se ha hecho al Estado Vaticano de haberse dejado engañar por el Gobierno y de haber enfriado los ánimos para la protesta en la calle y para proseguir la ruta del Referéndum Revocatorio, atribuyéndole también una voluntad de apaciguamiento de las movilizaciones, y otros han ido más allá, pretendiendo descalificar al Facilitador enviado de Roma e incluso al propio Papa Francisco, monseñor Padrón ensaya una respuesta cronológica que deja fuera de toda duda cualquier responsabilidad de Roma y de la iglesia venezolana y, para ello, detalla minuciosamente lo que él denomina la verdad histórica:
“[ … ] el responsable primero y principal de que no se haya realizado el Referéndum Revocatorio en 2016 es el Gobierno Nacional que, temeroso de someterse al veredicto popular, utilizó alguna indecisión opositora, pero, sobre todo, subterfugios judiciales y la mayoría que tiene en el Directorio del Consejo Nacional Electoral para secuestrar, sin fecha límite, la convocatoria del Referendo , es decir, para denegar de facto el Derecho del Pueblo al voto en ejercicio de su soberanía. Hay cuatro fechas que todo venezolano tiene que tener muy claras: el 20, 22, 24 y 30 de octubre. El 20 el Gobierno negó toda posibilidad al Referendo, el 22 se produjo el asalto violento a la Asamblea Nacional, el 24 llegó al país el representante del Papa, Monseñor Emil Paul Tscherrig, y el 30 se produjo la primera reunión del hasta ahora frustrado Diálogo Nacional. Dicho de otra manera, el “secuestro” del Diálogo se produjo diez días antes de la instalación de la Mesa y sus cuatro Equipos”.
Con esta explicación queda claro lo que mucha gente pensaba: El llamado diálogo murió antes de nacer, mortinato; pero ello no es óbice para que, ante las puertas cerradas para el entendimiento político entre las partes, se descarte la posibilidad de dialogar porque como afirma el religioso, “[ … ] denigrar del diálogo en sí, como procedimiento de solución de conflictos, es un error político, histórico, sociológico, filosófico, estratégico, pero antes y aún más, es una falta de comprensión de lo que es el ser del hombre, una negación del sentido y valor de la relación humana fundamentada en la palabra compartida, pues los seres humanos somos constituidos humanos por la palabra, y es también una actitud antiética en cuanto representa implícitamente un rechazo a la palabra como vehículo de comunicación y comunión, como instrumento de convicción y verdad, y como paradigma de la expresión de libertad”.
Amable lector, respetuosamente le recomiendo leer con detenimiento la intervención completa de Padrón Sánchez. Además de lo comentado, conseguirá usted sorprendentes afirmaciones -devienen de una alta autoridad eclesiástica- como las referidas a la necesidad de dialogar “[ … ] para sacar a este país de la crisis que lo está destruyendo [ … ], únicos antídotos frente a la irracionalidad de la fuerza, la corrupción y la violencia, símbolos por excelencia de los peores males de esta sociedad”; el llamado a los Jefes de algunos partidos políticos de la oposición admitir que en los días del “ineficaz” diálogo no se comportaron a la altura de las circunstancias; y el reclamo a la omisa conducta de la “[ … ] ciudadanía y, más aún, de la Sociedad Civil organizada. La tentación desgraciadamente recurrente tanto de las instituciones civiles y democráticas como del común de los ciudadanos, es escurrir el bulto, evadir la propia responsabilidad y fomentar la antipolítica, haciendo caer el peso de todos los errores sobre los partidos políticos, aislados o integrados en alguna organización o alianza e incluso sobre la propia actividad política como instancia de convivencia en sociedad, y realización personal de servicio al Bien Común”.  




miércoles, 4 de enero de 2017

REFLEXIONES A PRIMEROS DE ENERO 2017

A la doctora Gisela Parra Mejías, abogada, ex magistrada del Consejo de la Judicatura, ex juez Contencioso Tributario, amiga.
In memoriam

Y DESPUÉS DEL DESASTRE, ¿CUAL ES EL PLAN?
         Un diario español (http://elpais.com/elpais/2016/12/19/opinion/1482170601_259420.html) no muy apreciado por el sector gubernamental venezolano y sus adláteres editorializa que “[ … ] cada día que pasa, el Gobierno de Venezuela da un paso más hacia el abismo. No se trata ya solo del fanatismo ideológico de Nicolás Maduro y sus adláteres, que ha logrado dividir y enfrentar a los venezolanos entre sí, destruir su aparato productivo y mandar a la cárcel a los principales opositores mediante juicios fraudulentos basados en pruebas amañadas. Se trata, además, de la incompetencia manifiesta del Gobierno a la hora de gestionar siquiera aquellos aspectos de la realidad que todavía permanecen, al menos teóricamente, bajo su control”.
Luego de tan categórico análisis, el editorial pasa a considerar el caos generado en diciembre con motivo de la decisión de sustituir los billetes de Bs. 100 bolívares por otros con un valor de Bs. 500, para afirmar que “[ … ] la capacidad del régimen de Maduro de infligir sufrimiento a los venezolanos no parece tener fin, mientras vuelve a responsabilizar a otros de un caos que solo él y su incompetencia han generado [ … ] Venezuela es hoy un completo desastre económico, político y de seguridad donde la criminalidad, la corrupción, el contrabando y los saqueos están a la orden del día. Los venezolanos no se merecen un Gobierno como el de Maduro, que además de cercenar sus libertades políticas y civiles, ha destruido su economía y provocado un doble desabastecimiento, alimentario y sanitario, que dibuja una inmensa paradoja: la de un país rico en recursos petrolíferos sumido en una gravísima crisis social y política”.
Acéptese que los comentarios anteriores provienen de la óptica periodística, lo que debe ser completado con un análisis más profundo de parte de algún especialista en materia económica y, en ese caso Ricardo Pendfold ha dicho:
El Gobierno o no entiende la raíz del problema o no quiere asumir el costo político de reformar radicalmente su política económica. Su reacción ha sido consistente: implementar mayores controles, aislar al país del mundo y destruir la capacidad de generar empleo con lo que exacerba los problemas económicos y sociales y aumenta el costo de solucionarlos. Con esta política el Gobierno lleva al país hacia un colapso cada vez más agudo. Un colapso de dimensiones difíciles de imaginarhttp://prodavinci.com/2016/12/19/actualidad/el-trasfondo-economico-del-extrano-caso-de-los-billetes-de-100-por-ricardo-penfold/). 
Igualmente, una autoridad mundial en economía, Steve Hanke, al ser consultado sobre cómo analiza la situación venezolana, se ha expresado así (http://www.panorama.com.ve/politicayeconomia/Dolarizar-al-pais-acabaria-con-la-inflacion-Economista-Steve-Hanke-a-PANORAMA-audio-20161219-0002.html):
En una palabra: es catastrófica. Es un completo desastre. Es una tormenta perfecta. Si uno cuenta con un barco fuerte y un buen capitán siempre se puede sobrevivir a una tormenta y llegar a puerto seguro, pero ustedes no tienen un barco fuerte, todo está enmarcado en un desastre económico. Hay instituciones débiles, instituciones malas, instituciones corruptas, lamentablemente hay incompetencia. El barco no es bueno, el capitán tampoco es bueno y hay altas probabilidades de que se hunda.”.
Como usted puede observar, amable lector, pareciera que, en efecto, cada día que pasa la caída por la sima que describe El Pais adquiere mayor velocidad, por lo que si no hay una rectificación -que luce que no la habrá - el choque contra el piso abrirá un gran cráter de proporciones incalculables, como aquel meteorito que cayó en Rusia en 2013 (https://www.youtube.com/watch?v=rERad7a4B70) que superará la profundidad de la cavidad de la sima Humboldt del tepuy Sarisariñama. La revolución llegó para quedarse y requiere de un incalculable desastre -como el infligido por el castrismo a Cuba- para lograr sus objetivos, y no dará marcha atrás, sin importarle los daños directos y colaterales que se generen (https://www.lapatilla.com/site/2016/12/21/sundde-impone-rebajas-de-hasta-80-en-margarita-comerciantes-acatan-por-temor-a-prision-y-preven-quiebra/), con el apoyo de los Poderes Públicos que controlan a través del colaboracionismo de poderes. 
A todas, estas la oposición, llámese MUD u otros grupos, pide la salida presidencial mediante la renuncia o a través del RR, lo que es legítimo e indiscutible en ese tira y encoge entre gobernantes y gobernados e, incluso, donde es válido pasar de la indignación a la acción (https://www.lapatilla.com/site/2016/12/20/diputados-de-la-unidad-aseguran-que-es-fundamental-pasar-de-la-indignacion-a-la-accion/), o pedirle al Presidente de la República que abandone el cargo (https://www.lapatilla.com/site/2016/12/20/borges-a-maduro-el-unico-mensaje-que-puedo-darte-es-que-saldras-de-miraflores/), o que la población se lance a las calles a exigir la renuncia presidencial (http://informe21.com/politica/oposicion-venezolana-anuncia-que-pedira-en-las-calles-la-renuncia-de-maduro); pero, este escribidor se pregunta:
¿Cuál es el plan/programa de gobierno que tiene la oposición para restablecer el Estado de Derecho y lograr, dentro de éste, la reestructuración de la economía, las finanzas, la educación, el rescate de los principios -la imperdonable y peor perversión del “proceso”-  para que se den los primeros pasos hacia la recuperación moral y material de los venezolanos?.
Esta pregunta tiene que ser respondida porque un simple “quítate tu pa ponerme yo” está fuera de toda consideración en estas horas de calamidad en las que el país está sumido en inmensurables crisis –una de una de ellas es la asombrosa conducta asumida por alguna parte de la población frente a la arbitraria reducción de precios (http://www.maduradas.com/la-pura-verdad-las-colas-en-las-tiendas-epk-es-de-la-parte-de-la-sociedad-que-se-merece-el-madurismo-y-su-tragedia-dice-economista/)- que no admiten “pañitos calientes” sino delicadas y extremas intervenciones quirúrgicas en manos de expertos cirujanos que pareciera que aún no existen, como ha insinuado  recientemente Ibsen Martínez al sostener que “[ … ] Ningún opositor con dos dedos de frente quiere gobernar ahora lo ingobernable  [ … ]  (http://internacional.elpais.com/internacional/2016/12/23/america/1482529035_845414.html).







domingo, 18 de diciembre de 2016

REFLEXIONES A ULTIMOS DE DICIEMBRE 2016

Amable lector:
Para que los podamos vivir en una democracia en la que las garantías y los derechos constitucionales funcionen para todos dentro de los parámetros universales de los DDHH, es indispensable la inmediata restauración del Estado de Derecho en Venezuela.
Feliz año 2017!!!.
El escribidor.

LA INFLACIÓN Y LA CHULERÍA
De acuerdo al DRAE, la inflación en términos económicos equivale a “elevación general de precios”, la cual tiene dos conceptos adicionales, a saber: la inflación reptante,  que se caracteriza por una elevación leve pero persistente en el nivel general de precios, y la inflación subyacente, que se mide a partir de un nivel de precios, generalmente el índice de precios al consumo, eliminando del mismo sus componentes más volátiles, como alimentos frescos, bienes y servicios energéticos.
Para los expertos en ciencias económicas, la inflación es el aumento generalizado y sostenido del precio de los bienes y servicios existentes en el mercado durante un período de tiempo, generalmente un año. Cuando el nivel general de precios sube, con cada unidad de moneda se adquieren menos bienes y servicios.
Para los demás mortales, es la confiscación de su dinero por efecto del incremento de la demanda y la escasez de los productos; mientras que otro, como Ramón Muchacho en (La Ceiba 11-12-2016), la inflación en Venezuela “[ … ]  es una especie de decreto de exterminio a la población venezolana. Criminal!”; pero lo cierto es que influye determinantemente en nuestros gastos cotidianos como consecuencia de la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores pues con la misma cantidad de dinero se pueden comprar menos productos que en un contexto no inflacionista.  
Como usted lo sabe y hasta lo siente, pues se trata de un hecho público y notorio, en la Venezuela actual hay una inflación desmedida; y también sabe que existe una escasez general de productos de primera necesidad y de medicamentos, lo que ha ocasionado la generación de un comercio paralelo al normal que, en lenguaje oficialista se conoce como “bachaquerismo” -y “bachaquero” al que lo hace- donde se vende a los consumidores a precios muy por encima de su valor de venta en el mercado, cuando se conseguían.
Pero resulta que la inflación tiene un efecto que muchas veces pasa desapercibido, que es la chulería, la que este escribidor pasa a explicar a continuación, y de esa manera aclarar por qué del título de esta reflexión.
De acuerdo al DRAE, existen distintas definiciones de “chulería” que, para el tema que se trata el concepto aplicable es de jactancia o arrogancia, mientras que “chulo”, también con varias descripciones, aplicaría para  quien abusa de alguien, o lo explota; y “chulear” equivaldría a zumbar o burlar a alguien con gracia y chiste. O sea, el chulo es alguien que con jactancia abusa de alguien, o lo explota, y además lo hace con gracia y chiste.
Pues bien, amable lector, si usted no lo había notado, la chulería se ha desatado en Venezuela como consecuencia de la inflación, y se manifiesta de una manera abierta y descarada que solamente es sentida de manera directa por quienes están afectados por la actitud abusiva del chulo: Es el caso de los cánones de arrendamiento de inmuebles cuando el chulo, a conciencia, se niega descaradamente a negociar el ajuste inflacionario y, con el mayor desparpajo, continúa pagando la misma suma de dinero alegando que la “ley lo protege” y cual el psicópata  que describe César Landaeta (Aprendiendo de los psicópatas: edaf 2016), inmisericordemente muestra su cara muy lavada frente a  su arrendador y los copropietarios como si nunca hubiera quebrado un plato,  sin importarle un pepino el que éstos tengan que sufrir las consecuencias de la inflación.
Por tanto, si un arrendador solicita a su inquilino que se acuerde un ajuste en el canon de arrendamiento por efecto de la inflación, y éste se niega en la forma expuesta, está usted frente a un chulo por más que cualquier ley injusta lo proteja.

LA CONFIRMACIÓN DE UNA MUERTE ANUNCIADA
En anterior oportunidad (http://aipop.org/web/la-disolucion-de-las-instituciones/, reproducida en REFLEXIONES A ULTIMOS DE SEPTIEMBRE 2016), decía este escribidor que la SC-TSJ, en cumplimiento del colaboracionismo de poderes, no solamente ha sustraído a la Asamblea Nacional de sus facultades constitucionales para aprobar el presupuesto anual 2017 sino que, como un maleficio, además de usurpar tales facultades, ha hecho desparecer a la AN de la estructura del Poder Público bajo la mirada atónita de civiles, militares y el clero.
 Pues bien, en la misma línea que ha mantenido en posteriores sentencias, ahora la SC-TSJ, en la sentencia No. 1.086 del 13 de diciembre, da un paso más allá -no al vacío- sino en favor de la concentración del poder en el Ejecutivo Nacional, a través del colaboracionismo de poderes, cuando ratificó a dos rectores –o mujiquitas?- de esa entelequia que dice ejercer la representación del Poder Electoral, un inútil aparato burocrático conocido como Consejo Nacional Electoral (CNE), bajo el pretexto de que, dado que la Asamblea Nacional se mantiene la situación de “desacato” frente a la SC-TSJ, no podía designar a los Rectores, razón por la cual correspondía a esa instancia judicial, si es que se puede llamar así, ejercer esa función.  
En un Estado de Derecho donde rigiera una constitución como la venezolana de 1999, una Sala Constitucional no podría nombrar ni menos ratificar a los miembros del panel del organismo electoral , sino que, ante la omisión del Poder Legislativo de hacerlo, señalar a éste los términos y condiciones para subsanar esa inadvertencia, lo que parece razonable en función del principio de separación de los poderes públicos; y, por eso, cuando la SC-TSJ actúa como lo ha hecho al “ratificar” a esas tinterillas, confirma lo que había advertido este escribidor: el fin del Poder Legislativo en Venezuela.
Lo demás, como la anulación del llamado juicio político ante la AN, acordada por la SC_TSJ no es más que un eslabón adicional en la larga carrera por el colaboracionismo de poderes, proclamado en el 2009 a voz en cuello por un par de empíricos leguleyos -cuyo nombre este escribidor prefiere no recordar- que, capeados de toga y birrete cumplían funciones de magistrados y que hoy, gracias a sus serviles y venales servicios, con inflada hucha disfrutan de apacible y cómodo retiro.

ALGO SOBRE EL ESTADO Y ALGUNAS DEFORMACIONES
En estos tiempos, así como es necesario diferenciar entre democracia y dictadura, o entre democracia y populismo, de manera sencilla y con palabras conviene conocer el concepto de Estado y otras deformaciones de éste como el Estado fallido o el Estado forajido (Rogue State),  y otras formas, para que, cuando el amable lector se encuentre frente a un Estado como tal, o una de esas deformaciones, no caiga inocentemente en una celada.
Por tanto, a continuación este escribidor hará unas referencias sencillas, sin la profundidad con la que académicamente merecen ser tratados estos asuntos, lo que corresponde a los expertos en materia internacional o de las ciencias sociales.
EL ESTADO
Desde los primeros antecedentes griegos y luego romanos de nuestra cultura occidental, el concepto de Estado ha ido variando, de manera que no todas las definiciones son unánimes, pero puede configurarse al Estado como el conjunto de instituciones que poseen la autoridad y potestad para establecer las normas que regulan una sociedad, teniendo soberanía interna y externa sobre un territorio determinado, dentro del cual se encuentran instituciones tales como las fuerzas armadas, la administración pública, los tribunales y la policía, asumiendo el Estado las funciones de defensa, gobernación, justicia, seguridad y otras, como las relaciones exteriores y, cuando así lo hace, se dice que existe un Estado de Derecho porque se incluyen dentro de la organización estatal aquellas resultantes del imperio de la ley y la división de poderes (ejecutivo, legislativo y judicial) y otras funciones, como la emisión de moneda propia.
EL ESTADO FALLIDO
El Estado fallido describe a un Estado que ha fallado en la garantía de servicios básicos, para lo cual el Fund for Peace,  en su índice anual Failed States Index que publica la revista Foreign Policy (cfr Wikipedia), ha propuesto los siguientes parámetros:
-          Pérdida de control físico del territorio, o del monopolio en el uso legítimo de la fuerza.
-          Erosión de la autoridad legítima en la toma de decisiones.
-          Incapacidad para suministrar servicios básicos.
-          Incapacidad para interactuar con otros Estados, como miembro pleno de la comunidad internacional.
Por lo general, un Estado fallido se caracteriza por un fracaso social, político, y económico, caracterizándose por tener un gobierno tan débil o ineficaz, que tiene poco control sobre vastas regiones de su territorio, no provee ni puede proveer servicios básicos, presenta altos niveles de corrupción y de criminalidad, refugiados y desplazados, así como una marcada degradación económica; y Carlos R. Hernández  (http://www.eluniversal.com/noticias/opinion/tormenta-sangre_621263#eu-listComments) lo define así:
Estados fallidos son los que cruzan la frontera de la desintegración. Sus élites las componen grupos aturdidos, torpes, incompetentes, demasiado primarios para entender la necesidad de tener objetivos nacionales por encima del odio, e incapaces de dar sustento a la gobernabilidad y la estabilidad”.
EL ESTADO FORAJIDO
También conocido como Estado gamberro o villano, o Estado delincuente  (Rogue State) es una controvertida expresión peyorativa aplicada en las relaciones internacionales a los Estados acusados de ser una amenaza a la paz mundial.
La inclusión de un Estado en tal categoría se hace, al menos teóricamente, por la aplicación de criterios de difícil verificación en la práctica, como ser un Estado dominado por un régimen autoritario que restrinja severamente los derechos humanos, propicia el terrorismo o pretende la producción y proliferación de armas de destrucción masiva.
El término Estado forajido surgió durante la presidencia de Ronald Reagan cuando en un contexto retórico se usó  la expresión “Outlaw States”  equivalente en castellano a "Estados proscrito" o "forajido" o "fuera de la ley", pero fue durante la presidencia de Bill Clinton cuando el concepto se definió con más precisión y se acompañó de una primera lista de países: Corea del Norte, Irak, Irán y Libia.
CONCLUSIONES
 Como se ve, las diferencias saltan a la vista. Usted estará frente a un Estado cuando las instituciones funcionan y la sociedad es regulada y regida normalmente por leyes estables, con un Estado de Derecho; y estará frente a un Estado fallido cuando se impone el caos social, político, y económico, un gobierno inepto frente a una crisis humanitaria, que tiene poco control sobre vastas regiones de su territorio, no provee ni puede proveer servicios básicos, presenta altos niveles de corrupción y de criminalidad; y, finalmente, se encontrará con un Estado forajido cuando sea una amenaza para la paz mundial.
Ahora, puede usted, amable lector, aplicar los conceptos explicados e identificar si tal o cual país es un Estado, un Estado fallido o un Estado forajido.